Hannibal: mis planos favoritos

hannibal_p_1041Me pierde la buena fotografía. Por eso no es extraño que Hannibal, sin ser la mejor serie que veo (aunque está en un puesto bastante cómodo), sí que sea la serie que más veces veo. Muchas. Y en HD. Yo nunca veo las series en HD. Casi lamento no tener un reproductor de Blu-Ray para comprarme la temporada en ese formato. Debe de ser una gozada. Y en una pantalla de 60 pulgadas. Obsesiones a un lado, Hannibal es una serie con un trabajo de fotografía magnífico en un medio como la televisión donde la fotografía suele ser más funcional que creativa, con honrosas (y cada vez más numerosas) excepciones. Así que, por aquello de rendir un pequeño homenaje al trabajo de los directores y los directores de fotografía de esta serie, he hecho una selección de mis planos favoritos por capítulo. Para no saturar con ciertos capítulos, como realmente querría, he puesto un límite de dos planos por episodio. Ha sido muy duro en algunos casos, pero sin un poco de control este artículo sería un caos. Y por supuesto, a continuación hay spoilers de todos los capítulos de la primera temporada.

Antes de nada, una advertencia: nunca he estudiado fotografía. No tengo ni idea de filtros, ni cámaras, ni aperturas. Con esto quiero decir que esta opinión no es profesional, es la opinión de alguien que se ha pasado la vida dejándose las retinas viendo cine y aplica los conocimientos aprendidos a las series. Por eso es posible que tenga tendencia a escoger planos muy artísticos y llamativos sobre planos técnicamente más complicados o meritorios, pero menos llamativos, porque no conozco la técnica más allá de lo que me dice la lógica. A la hora de evaluar un plano mi criterio es: ¿la paleta de color, el contraste y el uso de la luz y las sombras son los adecuados a lo que se está contando? ¿Cómo están colocados los elementos en el plano, lo que sería la puesta en escena? ¿Encuadre? ¿Movimiento de cámara, si lo hay? ¿Simetrías, asimetrías, dónde está el centro de atención del plano? En fin, básicamente cómo está compuesta la imagen y si esa composición sirve a lo que se quiere transmitir en ese momento en términos de ambiente o de narración. Y tengo mucha tendencia a primar los planos que consiguen aportar algo a la narración sin usar palabras, ya sea por el ángulo de cámara o por la iluminación. A continuación tenéis varios ejemplos. Dicho lo cuál, empezamos, y bienvenidos sean todo tipo de comentarios, tanto profesionales como aficionados.

CAPÍTULO 1×01: “Aperitif”

  • Director: David Slade
  • Director de fotografía: James Hawkinson

Interrogatorio en la casa de los Nichols

hannibal_p_1012

Una de las primeras cosas que me encantó de este plano es la composición, con el punto de atención (Will) en el centro y un fondo de fotos y adornos dispuestos de forma casi simétrica: el marco de la estantería superior derecha no tiene correspondencia en la izquierda y esta “casi simetría” se usa bastante en la serie, no es la última vez que va a aparecer en este artículo. Lo segundo que me encantó fue el significado del plano. Venimos de una escena anterior en la que Jack Crawford le pide a Will que le ayude a investigar un caso, Will pone cara de fastidio diciendo que eso le requerirá socializar y lo siguiente que vemos es un plano frontal de Crawford, escuchando y atendiendo… y este plano de Will de espaldas, cerrado completamente a la situación que tiene ante sí. De este modo, el plano, la situación del personaje dentro de él contemplando asépticas fotos familiares, todo refleja esa incomodidad que le supone socializar. Y sospecho que más que socializar, el problema es exponerse a tantas emociones, cosa que entiendo. No debe de ser muy divertido que tu exceso de empatía esté en contacto con los padres de una adolescente desaparecida que lo están pasando fatal.

Will Graham cubierto de sangre ante la casa de Garret Jacob Hobbs

hannibal_piloto1

Este probablemente sea uno de mis planos favoritos de toda la serie, por su composición y por cómo se usa. En cuanto a la composición es un plano similar al plano del que acabo de hablar: el objeto de atención (Will) completamente centrado y el resto del plano desenfocado, un tipo de composición bastante habitual en el primer y el último capítulo de la temporada. El plano empieza desde un primer plano (más efectivo, nos deja ver la expresión de Will) y se va alejando lentamente. La iluminación es cálida, acogedora… es preciosa, lo cual contrasta brutalmente con el hecho de que el protagonista esté cubierto de sangre y con mirada trastornada. Y cómo se usa este plano, a la vuelta de un corte de publicidad, después de que hayamos visto a Hannibal avisar a Garrett Jacob Hobbs de que el FBI sabe quién es… no sabemos aún qué consecuencias va a tener esa “travesura” de Hannibal, pero empezando con un plano como éste ya sabemos que no van a ser buenas.

CAPÍTULO 1×02: “Amouse-bouche”

  • Director: Michael Rymer
  • Director de fotografía: James Hawkinson

El café psicodélico

hannibal_p_1021

Este plano es muy curioso y siempre me da mucho que pensar, porque hasta bien avanzado no sabemos que es un café con leche disolviéndose en él. Y dicho plano viene después de una escena a pie de cama de Abigail Hobbs en la que Will intenta averiguar cómo le ha afectado haber matado al padre de ella en el capítulo anterior. Will empieza el 1×02 sin saber cómo se siente, según avanza el capítulo va admitiendo que no se siente mal, en esta misma escena confiesa que realmente se siente bien, aunque no cree que salvar a Abigail sea un éxito y cuando dice que se encuentra bien, lo hace con una expresión que indica más extrañeza que satisfacción. En resumen, Will se siente bien por matar a Hobbs y se siente mal por sentirse bien matando a alguien. Está confuso. Y esa confusión que refleja Hugh Dancy en la escena del hospital para mí queda muy reforzada por este plano: una superficie negra uniforme, una nube blanca que rompe esa superficie, una mezcla cambiante. Sí, es un puñetero café con leche, pero a mí también me parece un reflejo de los conflictivos pensamientos de Will a lo largo del capítulo.

La Pared Roja

hannibal_p_1022

En este caso, mi primera elección era el primer plano de esta escena final: Will analizando sus emociones al volver a disparar a alguien tras el incidente con Garrett Jacob Hobbs, y Hannibal (en segundo plano, desenfocado) sutilmente guiando a Will a admitir que dar unos cuantos tiros puede hacerte sentir bien. Sin embargo, me he decantado por este plano posterior por un motivo: la omnipresente Pared Roja. De las cuatro paredes de la oficina de Lecter, tres son marrones, neutras. Y justo ésta, la pared que está detrás de la butaca de sus pacientes, es roja. Ciñéndome a esta escena y a este momento, en el que Will confiesa que se sintió bien al matar a Hobbs (y lo hace con un tono que dice claramente que no le gustó sentirse bien por ello), esa pared roja al fondo me recuerda a la sangre (la muerte, la víctima). En sucesivos capítulos vemos que los pacientes de Lecter, ya sean Will, Franklin o Bella, siempre se sientan ante esa pared roja, lo cual los identifica, al menos a mis ojos, con víctimas potenciales (otra vez la asociación de la sangre). Y el uso de este color crea un curioso contraste entre la impresión que transmite un plano del paciente contra un fondo rojo, que sugiere viveza, inestabilidad, intranquilidad, y la impresión que transmite Lecter escuchando contra un fondo marrón neutro, que sugiere todo lo contrario. Un gran uso del color.

CAPÍTULO 1×03: “Potage”

  • Director: David Slade
  • Director de fotografía: Karim Hussain

El Ciervo Emplumado en sueños

hannibal_p_1031

Plano artístico. ¡Y qué arte! En una noche en sueños, Will imagina que mata a Abigail de la misma forma que lo intentó su padre, todo bajo la atenta mirada del Ciervo con Plumas de Cuervo que se coló en su subconsciente en el primer capítulo. Mi primera idea era escoger para este capítulo tanto este plano como el plano de Will y Abigail. Luego decidí cambiar el último para no saturar. La razón por la que quería escoger ambos es sencilla. Los dos planos tienen unos colores vivos y una iluminación estupenda que chocan con el acto que están reflejando: una pesadilla en la que Will se convierte en Garrett Jacob Hobbs intentando matar a su hija. Algo que no debería tener un aspecto tan atrayente.

El asesinato de Marissa Schuur

hannibal_p_1032

Podría destacar muchos planos del 1×03, pero éste me gusta especialmente por lo que cuenta sin palabras. Repasemos: Will, Hannibal y Alana acuden con Abigail a la cabaña de caza de su padre y allí descubren el cadáver de Marissa Schuur empalado en una cornamenta de ciervo. Will, Crawford y Hannibal estudian el cadáver y se alternan primeros planos de los tres con este plano, que va variando el enfoque entre Will y Crawford. Lo que me gusta de este plano es la disposición de los tres personajes y cómo juega con ellos. Will en el centro, Crawford de frente y Hannibal, el personaje que más tiene que ocultar y que no es lo que parece, de espaldas al público. Will está más cerca de Hannibal, se vuelve continuamente hacia él y apenas mira directamente a Crawford en algún momento. Toda la escena sugiere la influencia que Hannibal tiene (o quiere tener) en Will y que va a ir aumentando a lo largo de la temporada. Y todo gracias al pequeño detalle de saber colocar los elementos dentro del plano.

CAPÍTULO 1×04: “Oeuf”

  • Director: Peter Medak
  • Director de fotografía: Karim Hussain

La curiosidad y los cebos

hannibal_p_1041

Este plano se puede ver de dos formas: antes de ver el 1×13 y después. Antes del 1×13 este plano es curioso, un poco siniestro por lo que supone la invasión de la intimidad de Will. Al fin y al cabo Lecter solo tenía que alimentar a sus perros… y a ser posible con algo que no sea carne humana (tranquilos, esas salchichas no parecían de la cosecha de Lecter). La exploración de la casa de Will, sus cajones y sus cebos, es innecesaria y un poco siniestra. Pero más allá de eso, este tipo de planos con una lupa de por medio siempre me resultan graciosos si se hacen bien. Y tanto el ángulo, como la colocación de todos los elementos en el plano, los colores (especialmente los colores de los cebos), todo se conjuga para crear un plano un poco marciano, muy curioso y muy bonito. El problema surge cuando has visto el 1×13 y este plano pasa de ser curioso a ser una completa hijoputez. Y una genialidad. Un cebo dentro de un cebo. Me encanta cuando las series planean cosas con tanta antelación. Y no tiene nada que ver con la fotografía, pero tenía que decirlo.

Un homenaje a El silencio de los corderos

hannibal_p_1042

Uno de los toques distintivos de El silencio de los corderos (realmente de la filmografía de Jonathan Demme, puesto que también los usa en Filadelfia) son los diálogos plano-contraplano con los actores mirando a cámara. Aunque Hannibal, la serie, no los usa, si que les hace un pequeño homenaje en este capítulo y en este momento en el que Lecter y Will hablan de sus madres. Acepto en este hueco tanto el plano de Lecter (“Tell me about your mother”) como el contraplano de Will (“Some lazy psychiatry, doctor Lecter”).

CAPÍTULO 1×05: “Coquilles”

  • Director: Guillermo Navarro
  • Director de fotografía: James  Hawkinson

Los ángeles despellejados

hannibal_p_1051

¿A qué mente retorcida se le ocurrió esto? Plano elegido por motivos puramente artísticos: la iluminación es fantástica, los colores, los patrones en las telas y el suelo, la colocación de los angelotes y cómo cae la luz sobre ellos. Y de nuevo es un plano casi simétrico, todos los elementos de la parte derecha de la imagen tienen su correspondencia en la parte izquierda excepto un cuadro de la pared. Un pequeño elemento de ruptura para que la simetría no sea total y el ojo no se acomode. Fantástico plano. Si no fuese por el contenido, hasta diría que es un plano bonito. Eso es lo que pasa con esta serie, que inevitablemente piensas “joder, que pasada de planooo… err… ¿cómo puedo estar pensando esto? ¡Es horrible!”.

La Iglesia del Infierno

hannibal_p_1052

Este probablemente sea mi plano favorito de toda la serie, me quedé con la boca abierta cuando lo vi. Después de una discusión sobre quién debería hacer qué, Crawford deja a Will estudiando el nuevo crimen del capítulo y se aleja. La cámara le sigue, la perspectiva del plano va cambiando lentamente y de repente todo parece una retorcida iglesia con un retorcido santo admirando a un retorcido ángel. El ángel es el muerto, el santo es Will (fijaos en el aura de luz que rodea su cabeza, un efecto que se alcanza según Crawford se va alejando de Will) y los muros del callejón con esas ventanas a los lados semejan las paredes de la nave de una iglesia, con el andamio y esa iluminación dorada enfermiza de fondo marcando el altar. Teniendo en cuenta la temática religiosa del capítulo, o todo lo religiosa que puede ser en esta serie, este plano es como un retorcido retablo barroco de una enfermiza iglesia decorada por el asesino de la semana.

Mención especial al último plano

hannibal_p_1053

Hay algo que debería decir ya: cuando Guillermo Navarro dirige un capítulo me cuesta mucho escoger solo dos planos. Quizás se debe a que él mismo es director de fotografía (es el director de fotografía habitual de Guillermo del Toro) y cuida mucho ese aspecto cuando dirige un capítulo. Así que ya os aviso que de los tres capítulos que ha dirigido este hombre, dos tienen un tercer plano como mención especial. Y la primera mención especial es el último plano de este capítulo en el que Will le presta su hombro a Jack Crawford para llorar por el cáncer de su esposa… y dado el desorden empático del primero, es todo un gesto que se ofrezca a ser pañuelo de lágrimas de otros. Eso tiene que doler. De nuevo composición casi simétrica: los libros de la mesa no tienen correspondencia en el lado derecho de la imagen y Will se encuentra inclinado hacia delante mientras que Crawford está recostado en su sofá. Las líneas grises de la pared dividen el plano a la mitad casi como si estuviesen aislando a cada personaje en su propio mundo con sus propios problemas: Jack asumiendo que su esposa se muere, Will que quizás debería dejar su trabajo por su propio bien. Una gran plano para finalizar un capítulo con una gran fotografía.

CAPÍTULO 1×06: “Entrée”

  • Director: Michael Rymer
  • Director de fotografía: James Hawkinson

Una charla en el despacho de Chilton

hannibal_p_1061

He escogido este plano por una razón muy sencilla: me gusta la composición, la disposición de los elementos y la iluminación. Chilton en primer plano, Bloom a media distancia en el otro extremo del plano y Will al fondo, pero en el centro de la imagen, dando la espalda a la escena e iluminado por la luz exterior. Y ciervos. Esta serie está llena de ciervos. Aunque que me perdonen, pero creo que Chilton no tiene lo que hay que tener para generar un Ciervo Mitológico Subconsciente. Es demasiado ruín, para eso hace falta una sustancia diferente. Una Cucaracha Mitológica Subconsciente le pega más.

“Killing her softly”

hannibal_p_1062

Este plano sacado fuera de contexto parece cualquier cosa menos un asesinato, la verdad. Del capítulo 1×06 me ha costado un poco escoger planos, lo confieso. De todos los capítulos de la serie, me parece el más convencional, sin que eso sea malo. De hecho en mi ranking de los mejores capítulos de la serie debe de estar a la mitad de la lista. Me parece el capítulo más cercano a cualquier otra serie y más alejado del Hannibal más alucinógeno propio de los capítulos de David Slade y Guillermo Navarro. Y aunque su fotografía es buena, me resulta menos llamativa. A pesar de ello, en cuanto pensé en hacer este artículo ya sabía que iba a incluir alguno de los planos de esta pelea final. No me gusta mucho la idea de usar un color casi desaturado para los flashbacks, prefiero el blanco y negro que se usa en el capítulo 1×07, pero en esta escena es donde mejor funciona esa desaturación casi completa. Y me gusta el contraste entre algunos planos anteriores, más violentos, y este plano de muerte (más bien asfixia, la muerte vendría después) con abrazo “marca Lecter”. Si no sabéis lo que es un abrazo “marca Lecter”, os recomiendo el final del 1×09. Este tío da unos abrazos magníficos… lástima que a veces esté intentando matarte con ellos, pero nadie es perfecto, ¿no?

CAPÍTULO 1×07: “Sorbet”

  • Director: James Foley
  • Director de fotografía: Karim Hussain

La oficina de Lecter

hannibal_p_1072

Vemos esta mesa muchas veces a lo largo de la serie, pero en este plano más que una mesa y una silla parece un trono en un opulento castillo para un solitario rey. Y eso es lo que más destaca de esta composición y de este plano, incluso cuando Mikkelsen entra en escena: la sensación de soledad. La Lacrimosa del Requiem de Mozart no hace más que aumentar dicho sentimiento. Perfecto encuadre, perfecta iluminación (resaltando la silla-trono y dejando en sombras el resto de la estancia) y perfecto movimiento de cámara.

Will y Abigail ante la Chica del Ciervo

hannibal_p_1071

Otro plano puramente estético, y también muy simbólico, que se refuerza aún más si uno lo ve en la serie con la Lacrimosa del Requiem de Mozart de fondo. La composición es casi simétrica (el árbol está ligeramente desplazado a la izquierda), la iluminación tenebrosa, el plano es realmente marciano. Y sin embargo, en su simbolismo dice mucho de Will y su relación con Abigail, una relación enturbiada por el padre de ella (la chica asesinada entre ellos) y por el verdadero asesino de esa chica que, aunque hasta ahora nadie lo sabe, es Hannibal… que ha estado intentando atraer a Abigail la Lado Oscuro de la Gastronomía desde que la conoció, separándola así de Will como la Chica del Ciervo que se interpone entre ellos en esta escena.

CAPÍTULO 1×08: “Fromage”

  • Director: Tim Hunter
  • Director de fotografía: James Hawkinson

Will tocando las cuerdas vocales del trombocello

hannibal_p_1081

Soy una insensible. Y si habéis leído esta frase en algún otro artículo a lo largo de mi blog, sabréis que siempre que digo esto lo hago por dos razones 1) o lo siguiente de lo que voy a hablar no me ha impresionado nada o 2) me ha impresionado mucho. Este plano entra dentro del segundo grupo y quizás sea el plano que más me ha impresionado de toda la serie. Sí, sí, a pesar de lo que digo del plano de la iglesia en el capítulo 1×05. Una cosa es que pienses “Guau, que plano más chulo y más bien trazado” (reacción racional al mismo tiempo que emocional) y otra muy distinta que pienses “¡¡¡Madredelamorhermoso, a qué retorcido sádico se le ha ocurrido esta pesadilla!!!”. Y este plano perteneciente a un macabro concierto entra dentro del segundo grupo. Es una retorcida pesadilla muy bien filmada e iluminada, y la pesadilla es mayor si tu instrumento musical favorito es el violoncello, como es mi caso. Primero, la iluminación cenital con fuertes contrastes y el rostro de Will en sombras a lo largo de toda la escena es fantástica. Segundo, la idea de abrirle la garganta a alguien, pasarle un arco y que suene “eso” es pesadillesca, por decirlo finamente, a pesar de que racionalmente sé que es imposible que eso produzca ese sonido o que las cuerdas vocales sean así. Y tercero, este plano en concreto, rodado con este ángulo, el picado casi cenital, y el movimiento con el que el punto de vista se coloca detrás de Will y nos muestra el auditorio con una sola persona (omnipresente Garret Jacob Hobbs) iluminada por otro foco cenital… una pesadilla filmada de forma tremendamente elegante.

Hannibal mintiendo como un bellaco

hannibal_p_1082

Reconozco que el título no es muy ilustrativo puesto que Hannibal miente como un bellaco en el 99% de la serie, pero en este momento es muy obvio y bastante irónico. Recordemos, Hannibal está en medio de una sesión con Franklin cuando Tobias Budge interrumpe en su despacho con intenciones asesinas. Hannibal mata a Franklin rápidamente y él y Tobias se lían a hostias hasta que Hannibal, en un momento de simbolismo irónico, mata a Tobias de un golpe en la cabeza con la estatua de ciervo de su despacho. Más tarde, Hannibal le cuenta sus sentimientos sobre el tema a su psiquiatra, la etérea, fascinante y de peculiar nombrecillo Bedelia Du Maurier. Y sus sentimientos son una pila de mentiras. Siento no haber podido ayudar a Franklin… una pista: hubiese sido de mucha ayuda que no le retorcieses el cuello o que le recomendases que fuese a la policía cuando te enteraste de que su amigo era un asesino psicópata. Me siento incómodo ofreciendo terapia en la misma oficina donde ha muerto un paciente… sí, es mucho más cómodo cuando solo has matado a una alumna del FBI o te has comido a tu secretaría. Y en medio de todas estas mentiras, lo que me llama la atención es la planificación en lo concerniente a Hannibal y, especialmente, este plano contrapicado que da la impresión de que Hannibal se está volcando hacia la audiencia, mostrando sus (mayormente falsas) emociones, mostrándose vulnerable. Sabemos que es mentira, porque sabemos que todos los remordimientos de Hannibal con respecto a lo ocurrido en su consulta son mentira, pero viendo este plano, con este ángulo que parece sugerir vulnerabilidad, esta iluminación y la actuación de Mikkelsen en él… cuesta creerlo.

CAPÍTULO 1×09: “Trou Normand”

  • Director: Guillermo Navarro
  • Director de fotografía: James Hawkinson

El tótem

hannibal_p_1092

Plano sencillo. Lo complicado es lo que refleja. En la introducción de este capítulo, Navarro y Hawkinson se recrean con un montón de planos de grúa que recorren el tótem de arriba a abajo, hacia un lado, hacia otro, todos estupendos. He escogido éste porque es un travelling vertical (¿es correcto usar “travelling” para un plano vertical?) que va mostrando lentamente y con detalle toda la construcción del tótem que sí, es un montón de cadáveres, y sí, es horrible… pero también es impresionante.

El Diablo tentando al Hombre Justo

devil

El título que le he puesto a este plano no es accidental, es que cuando vi esta escena tuve la sensación de estar viendo, literalmente, al Diablo atrayendo a Will al Lado Oscuro. Esos silencios, esa música religiosa del siglo XI sonando de fondo, esa mano en el hombro… hay unos cuantos planos de esta escena que calificarían para entrar en este artículo, toda ella está filmada de forma perfecta, pero me he decidido por éste porque tenemos a los dos protagonistas juntos, por la mirada de Lecter y porque las sombras que hacen las cortinas sobre la cara de ambos son las más reveladoras de toda la escena. Que alguien me diga que esas sombras no parecen unos barrotes, los barrotes de una figurada cárcel en la que se está encerrando Will al encubrir a Abigail y entrar en el juego de Hannibal. Después de ver el 1×13, esas sombras parecen aún menos accidentales. ¿He dicho ya que, visualmente, adoro los capítulos dirigidos por Guillermo Navarro?

CAPÍTULO 1×10: “Buffet Froid”

  • Director: John Dahl
  • Director de fotografía: James Hawkinson

Will Graham reflejado en la sangre

hannibal_p_1101

Los reflejos en superficies o líquidos, cuando están bien hechos, me suelen encantar. He escogido este plano, al igual que el siguiente, por su contribución al clima del capítulo. Recopilemos, Will está limpiando unos peces recién pescados… emm, ¿un momento apacible para Will? Esto no puede durar… y no dura. Como decía, está limpiando unos peces cuando del primero de ellos sale un charco de sangre. Y no precisamente sangre de pez. Will mira la sangre fijamente y, sin saber cómo, se encuentra en otro lugar abriéndole la cara a una chica en medio de un charco de sangre. Sí, era una reconstrucción… pero él en ese momento no lo sabía. Ser Will da asco, sinceramente. A lo que vamos, este plano me encanta por varios motivos: la composición en líneas diagonales, el hecho de que Will esté reflejado en un charco de sangre en medio de una escena hogareña en su propia casa (el único lugar donde está a salvo de toda la sangre que ve en su trabajo), la duración del plano y el cambio de ritmo que supone para la escena… todo sugiere “uy, aquí va a pasar algo malo”. Aunque bien pensado, en esta serie nunca pasa nada bueno.

La casa fantasmagórica

hannibal_p_1102

Plano artístico pero también ambiental. El capítulo 1×10 es una reinterpretación de una clásica historia de fantasmas integrada en una serie en la que los fantasmas no existen. Sin embargo, todo el clima del capítulo está contagiado de un aire fantasmagórico y por eso he escogido este plano de la casa de Will, con esa iluminación casi sobrenatural y, el puntazo definitivo, ese tendido eléctrico que parece un rayo blanco que ¿sostiene? la casa. Una imagen etérea y fantásmagórica pero también sutil, como el clima sutilmente sobrenatural del capítulo.

CAPÍTULO 1×11: “Rôti”

  • Director: Guillermo Navarro
  • Director de fotografía: James Hawkinson

“I feel crazy”

hannibal_p_1111

Así es como un plano te habla del estado mental de un personaje. Por usar un eufemismo, en este capítulo Will tiene un muy mal día. Viene de una reunión del FBI donde de repente ha empezado a ver cornamentas de ciervo por todas partes y a Jack Crawford gritándole y acusándole de ser un asesino, y le confiesa a Hannibal que se siente diferente. Que siente como si se estuviera volviendo loco. Esto lo dice en este plano, filmado en un picado casi cenital extraño en el que la atención está centrada en su cabeza pero no podemos verle la cara, lo cual deshumaniza bastante el plano. Esto, en contraste con el contraplano perfectamente normal que nos presenta la reacción de Lecter, multiplica el impacto de ese “I feel crazy” por mil. Excelente elección.

Will disolviéndose en la oscuridad

hannibal_p_1112

Continuamos con el horrible día de Will. Gracias a un mensaje en forma de psiquiatra manco con corbata colombiana, Will deduce que Abel Gideon está oculto en el observatorio donde el Destripador de Chesapeake dejó un mensaje a Jack Crawford en el capítulo 1×06. Y por el camino está claro que Will está muy mal. Crawford le aconseja que se quede en el coche mientras apresan a Gideon. Cuando llegan al observatorio, Crawford deja el coche y aparece retratado en planos nocturnos normales y bien iluminados. Will en cambio aparece en este plano, con únicamente el perfil de su cara apenas iluminado, las luces del salpicadero y del coche de policía cercano como únicos puntos de luz (e intermitentes, lo cual transmite inestabilidad)… prácticamente como si Will se estuviese disolviendo en la oscuridad, lo cual es muy interesante teniendo en cuenta que el personaje comienza el capítulo soñando que se disuelve literalmente y que en el capítulo 1×10 ya decía que se sentía como si se estuviese desvaneciendo. El contraste entre la forma de filmar a Crawford (buena iluminación, el personaje se mueve, los colores del plano son suaves) y la forma de filmar a Will (prácticamente en la oscuridad, el personaje está inmóvil, los escasos colores del plano son vivos pero intermitentes) refuerza la idea de que Will se está desmoronando. Y lo que le queda aún.

Mención especial

hannibal_p_1113

Me había prometido que en este capítulo solo iba a escoger dos planos, principalmente porque visualmente es mi capítulo favorito de la temporada en dura pugna con Savoureux y si empiezo a seleccionar planos, es posible que no pare. Así que dos. ¿Problema? Que pasaba un día, y otro, y otro y no me podía quitar este plano de la cabeza. Y tampoco me apetecía eliminar los otros dos. Así que, como éste es un capítulo de Guillermo Navarro y además mi favorito de la temporada, bien se merece una mención especial. Recordemos, Gideon y Will enfrente de la casa de Alana, a Will se le está friendo el cerebro por la fiebre (la mala hostia de llamar a este capítulo “carne asada” es fina), ve a Garrett Jacob Hobbs, oye a Gideon y entre una cosa y otra tienen una conversación perturbadora sobre identidades y sobre cómo descubrirse a uno mismo copiando al psicópata que crees que se ha metido en tu cabeza. Gideon/Hobbs acaba sugiriendo que va a matar a Alana para buscar su verdadera identidad y se pregunta si Will descubriría así (matando a Alana… ¿cómo lo haría Hobbs?) en qué se está convirtiendo. Y entonces tenemos este primer plano, Will mirando directamente a la cámara, que veo como una forma de mirar al mismo tiempo al espectador y de volverse hacia sí mismo como si se estuviese mirando en un espejo deformado al ver a Gideon/Hobbs. Este “mirarse a sí mismo” es la conclusión perfecta a los delirantes treinta y cinco minutos anteriores en los que Will (y nosotros con él) se ha ido encerrando más y más en una cabeza cuyos muebles alguien se ha encargado de revolver a conciencia hasta que ni el propio Will la reconoce. Este último plano de él (consciente) es una forma de preguntarse “después de todo este delirio, ¿quién coño soy? ¿El psicópata o el policía?”.

CAPÍTULO 1×12: “Relevés”

  • Director: Michael Rymer
  • Director de fotografía: James Hawkinson

“I couldn’t see your face”

hannibal_p_1121

Eh, sí, estoy oyendo a alguien decir “¿un artículo sobre fotografía y escoge un plano completamente desenfocado? ¿Esta tía de qué va?”. Tranquilos, tiene explicación. Y el plano acaba enfocado. En la escena anterior, Will, en el hospital y con una temperatura cerebral normal, habla con Georgia Madchen, la chica fantasma del 1×10, y ésta le dice que le vio matar al doctor Sutcliffe pero que no pudo verle la cara. Y entonces la escena cambia a Will, despertando y viendo a Hannibal así. Desenfocado. Sin cara. De forma muy parecida a cómo Georgia lo vio en el 1×10 matando a Sutcliffe. Muy buen detalle.

Si Lecter te dice que lo siente, echa a correr

hannibal_p_1122

Uno de los últimos planos del capítulo. Lecter le está confesando a Abigail sus motivaciones (ay, la curiosidad), Abigail deduce que tiene el peor olfato imaginable para elegir figuras paternas (¿cuántos asesinos caníbales hay en el mundo? Y ella va y tropieza con dos) y que su segunda figura paterna va a hacer lo que la primera no pudo. Y mientras Lecter se explica como si matar y jugar con la gente por curiosidad fuese lo más racional del mundo, le vemos enfocado en una serie de planos entre los que se encuentra éste, del que me llaman la atención varios detalles. El primero, Mads Mikkelsen es un tío muy guapo. Más de lo que aparece en la serie, y no aparece precisamente feo. En cambio con el juego de sombras y luces enfermizas que se crean en este plano, parece más bien una serpiente o un monstruo a punto de devorar a su víctima, lo cual es muy oportuno porque es exactamente lo que va a hacer. El segundo detalle es la iluminación, la luz tan fría y gris que domina el plano en una serie que rara vez utiliza una iluminación tan gris. Y el tercero, la falta de nitidez que hace que prácticamente solo el perfil de su cara esté bien definido y se pueda apreciar con detalle. El resto parece un vacío informe. Ese punto de luz en el ojo y la falta de iluminación para determinar la expresión de su boca solo acentúan el aspecto de serpiente que tiene Lecter en este plano. Muy acojonante. Con padres adoptivos así, ¿quién quiere enemigos?

CAPÍTULO 1×13: “Savoureux”

  • Director: David Slade
  • Director de fotografía: James Hawkinson

Tengo la ligera sensación de que esto debería ser al revés

hannibal_p_1132

Qué casualidad que estaba escuchando mi lista de música clásica en cine en Spotify y acaba de saltar Vide cor Meum. Y no lo he hecho a propósito, la tengo en modo de reproducción aleatorio. Vamos allá. Savoureux es, junto con Rôti, mi capítulo favorito de la temporada desde el punto de vista visual, valga la redundancia. Esta serie me gusta más cuanto más alucinógena es, y David Slade y Guillermo Navarro son los directores que mejor consiguen manejar ese tono alucinógeno y hacerlo más natural. Y los dos son muy buenos visualmente. Con lo cual, ya os digo que en este apartado podría haber incluido la mitad de los planos del capítulo. Al final me he decidido por los dos últimos porque son una conclusión ejecutada a la perfección que rinde un perverso homenaje a las películas. Y vamos con el primero. Will encerrado en el Psiquiátrico de Baltimore por asesinar a cinco personas, mirando a Lecter por primera vez como lo que el buen doctor en el que confiaba es: un asesino manipulador que le ha jodido la vida por curiosidad. Y eso que aún no sabe que es un caníbal. Me encanta el uso de la luz, que durante la mayor parte del plano ilumina la cara de Will pero deja sus ojos en sombras. Lo cual tiene mucha gracia porque es una iluminación ligeramente similar a la que utilizaron con Anthony Hopkins en la escena de los corderos de El Silencio de los Corderos para aumentar su aspecto acojonante. Aquí el objetivo no es el mismo, esa oscuridad en los ojos más bien transmite un “Sé quien eres y esto solo acaba de empezar”. Y funciona muy bien, especialmente cuando se la compara con el contraplano de Lecter.

¡Encima no sonrías, Pedazo de Cabrón!

hannibal_p_1131

Y he aquí el contraplano de Lecter, perfectamente iluminado. Eh, sí, no tiene mucho de especial. Un plano bien iluminado, bien encuadrado, con una buena paleta de color… hasta que uno piensa que éste es el último plano de la temporada, el cierre, el fin. Y el fin es Lecter riéndose de todos nosotros. “He encerrado a vuestro héroe. Nadie sospecha quién soy salvo él, pero nadie le va a creer. Y él lo sabe”. Yo incluso veo hasta cierta satisfacción por el hecho de poder presentarse ante Will finalmente tal y como es, sin máscaras. Es la conclusión perfecta a la temporada. Y hubiese sido también una buena conclusión a la serie si la hubiesen cancelado. Eh, habría sido para tirarse por una ventana de la frustración, pero habría funcionado como el final de serie más deprimente de la historia reciente.

Mención especial (un poco más de regodeo)

hannibal_p_1133

Si tuviese que escoger mi plano favorito de la escena final del capítulo, probablemente sería éste, aunque con una simple captura luce poco. He incluido el último cara a cara entre Will y Lecter porque narrativamente es más importante y  porque ambos planos me encantan (todos los planos de esta escena me encantan), pero este plano tenía que entrar como mención especial sí o sí. Lecter entra en el corredor del Psiquiátrico de Baltimore, se para, cierra los ojos, empieza a sonar la música, Lecter aprueba la música… de verdad, parece que se está imaginando la música y piensa “buena elección, podemos seguir”… y empieza a caminar por el corredor atravesando sombras y luces. Hay un par de momentos con su rostro en sombras magníficos y tétricos, y la oportunidad de ver a Lecter dando el paseo que otros han dado siempre para verle a él es un momento irónico perfecto. Y la iluminación es perfecta. Y Mads Mikkelsen es perfecto. Todo es perfecto. Excepto por el hecho de que está todo al revés.

Otra mención especial (y prometo que éste es el último)

hannibal_p_1134

Solo uno más. Seleccionar planos de la escena final me parecía un poco reduccionista en un capítulo plagado de referencias al resto de la temporada y momentos visuales magníficos. Así que, para complementar una mención especial protagonizada por Lecter, incluyo otra mención especial protagonizada por Will: uno de los planos en los que sus compañeros le registran en busca de pruebas de que ha matado a Abigail. Me encanta la iluminación en todos estos planos, con esa fuerte luz blanca desde abajo tan aséptica e irreal. Pero éste en concreto me gusta mucho por varias razones: la composición, con Will en el centro mirando fijamente a algo frente a él es muy típica de varios planos del capítulo piloto (subid hasta Aperitif, ved el segundo de mis planos favoritos y buscad las diferencias). Pero me recuerda aún más al primer plano en el que vemos a Will en toda la serie. También el personaje perfectamente centrado, la mirada un poco más alta, más ropa encima (eso no es difícil)… pero en el primer plano de la temporada él es el investigador estudiando las pruebas… y en este plano él es la prueba estudiada y analizada fríamente por los investigadores. Hay varios momentos en el capítulo 1×13 que vuelven al piloto para cerrar el círculo narrativo de la temporada. Éste me parece uno de ellos, y uno de los mejores.

Anuncios

5 pensamientos en “Hannibal: mis planos favoritos

  1. Tu post ha llamado mi atención con respecto a la serie, muchas gracias por la descripción tan detallada y enserio espero sea una serie digna de dedicarle muchas horas de mi tiempo libre.

    • De nada, espero que te guste. Es una serie muy peculiar y no me voy a engañar, también tiene sus vicios que espero que se vayan corrigiendo en la 2ªT (en la 1ª han ido mejorando), pero lo que hace bien, lo hace muy bien. Tiene actores muy buenos, la relación entre los dos principales es estupenda, los directores, la fotografía, la dirección artística, la banda sonora marciana… a nivel técnico es una serie muy buena y muy detallista.

      Un consejo: para mí los capítulos más flojos son el 2 y el 4, y la serie va cogiendo tono a partir del 5. Si ves que te cuesta un poco arrancar, intenta darle una oportunidad hasta los capítulos 6 y 7. El 7 para mí es uno de los mejores, si ese no te gusta… yo empezaría a pensar que la serie no es para mí :). Pero espero que la disfrutes.

      Un saludo 🙂

      • Siento haberte dejado tanto tiempo si una respuesta, me aleje un poco del blog.
        La verdad ya vi todos y cada uno de los capítulos de la serie y a mi ver es una obra maestra, con sus errores claro esta, pero siento que quedo a la perfección la personificación de Hannibal. un saludo.

  2. Que gran ejercicio de análisis semiótico, Me divertí y me conmoví leyendo sus apreciaciones, pues materializó en frases muchas de mis sentires sobre la serie, especialmente en el plano del último capítulo y el del ángel encumbrado en la “Iglesia del infierno”. Felicitaciones por su sensibilidad artística, al mismo tiempo por su redacción clara y con un alto contenido educativo (hasta pienso emplear sus observaciones en una clase de Hermeneútica que oriento, claro, ofreciendo los créditos a su trabajo). Saludos desde Colombia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s